sábado, 28 de junio de 2008

EL CINE COMO MEDIO DE COMUNICACIÓN




TRABAJO EN GRUPO
INTEGRANTES: Arcos Carolina, Abad Luis, Vinueza Daniela, Zambrano Elizanghela

IMPORTANCIA DE UN MEDIO COMUNICACIONAL






Algunos pensadores consideran las películas como formas de manifestación y no de comunicación dado que en ellas se expondría solamente el punto de vista muy particular del director que no cuenta con un código de referencia fácilmente identificable. Poloniato y la mayoría de los teóricos del cine se oponen a esta visión.



EL CINE



El rol del cine en el negocio publicitario está determinado por su fuerza audiovisual, la cual provoca en el público un impacto comunicacional superior al del medio televisivo.• La pantalla gigante, el sonido estereofónico y la oscuridad de la sala, permiten un nivel de abstracción o concentración del público en la pantalla, produciendo un ambiente óptimo para el anuncio publicitario.



LA EVOLUCIÓN DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

En París en diciembre de 1895, los hermanos Lumiére, produjeron el primer film: La llegada del tren. El impacto de este hecho puede considerarse en gran medida por las consecuencias que desató en algunos espectadores, que huyeron despavoridos de la sala al ver a la locomotora aproximarse demasiado a la pantalla.El éxito del cine mudo se debe a varias razones: en primer lugar, resultaba accesible a las comunidades de inmigrantes, que por esa época eran muy numerosas y no dominaban el idioma inglés. En segundo lugar, la rentabilidad que representaba para la sociedad y los empresarios norteamericanos, que veían en el cine un gran negocio y un nuevo tipo de distracción y entretenimiento accesible a la mayoría de la población. Poco a poco, fue considerada como vía de escape para los trabajadores norteamericanos frente a su larga jornada de trabajo, por lo general intensivo y mal remunerado.

LA EFECTIVIDAD DEL CINE COMO MEDIO DE COMUNICACIÓN.

· Pocas veces uno ve al cine como un instrumento de comunicación, sino como un medio de entretenimiento. Sin embargo, está claro que a través de un particular lenguaje audiovisual, el cine, como otros artes, es capaz de comunicar un determinado mensaje de un emisor a un público.· Como es de suponerse, no siempre se decodifica fácilmente. En el caso del cine es especialmente interesante el fenómeno de interpretación del mensaje y como esto se ve alterado por la cultura del receptor. Pero, ¿qué tan efectivo es el cine como medio de comunicación en el contexto? ¿Qué tan bien entendemos los mensajes de una película?



LA IMAGEN CINEMATOGRÁFICA



Una explicación de porqué las películas hechas en un estilo ‘nuevo’ no gustan al público en general es que no recurren a los códigos ya establecidos firmemente en la sociedad. Por ello, al ver una película de este tipo, el espectador no puede captar plenamente el mensaje y solo le queda ampliar su repertorio de códigos cinematográficos, aprendiendo las nuevas formas de presentación de los contenidos, o cerrarse y clasificarla como ‘no comprensible.· Lo que distingue a la imagen cinematográfica es que ella nos da la impresión del movimiento que se manifiesta, por ejemplo, en los gestos de los actores. En la época del cine mudo, los directores exigían a sus actores que exageraran los gestos para compensar la falta del sonido, mientras que en la actualidad, se prefiere generalmente minimizar los gestos.

COMUNICACIÓN Y CINE

Algunos pensadores consideran las películas como formas de expresión y no de comunicación dado que en ellas se expondría solamente el punto de vista muy particular del director que no cuenta con un código de referencia fácilmente identificable. Poloniato y la mayoría de los teóricos del cine se oponen a esta visión. Para ellos el cine implica, al igual que las lenguas habladas, tres planos comunicativos: el representativo, el expresivo y el apelativo. El primero de estos planos se refiere a lo que se dice, es el lugar donde se presenta el mensaje comunicativo informativo.En el plano expresivo se expone la individualidad del director lo que posibilita la identificación del director por parte del espectador de una película cuyo director no conoce de antemano. Los encuadres, la composición de la banda sonora, el montaje, los contrastes tonales y otros elementos presentes en el filme permiten identificar el estilo de un director.